Mochila táctica: las 5 claves antes de comprar y elegir bien

Te brindamos la información precisa para una correcta elección

Las mochilas y bolsos forman parte importante de nuestro día a día. Ya sea en una gran ciudad o en el campo, moverse de un lado al otro resulta esencial en la rutina de muchas personas.

Un ejemplo claro de esta situación son quienes componen las fuerzas de seguridad, donde desplazarse resulta necesario para cumplir con su labor. La mochila táctica se encarga de transportar elementos de trabajo y pertenencias personales de manera confiable y segura.

Hoy hablaremos de distintos tips claves que debemos tener en cuenta a la hora de elegir la mochila táctica que mejor se adecua a nuestras necesidades.

 

TAMAÑO

Uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de pensar en adquirir este producto. Tendremos que proyectar que uso le daremos a nuestra mochila y qué necesitamos transportar.

  • Volumen: En este caso vale recordar que para medir las dimensiones de una mochila se toma en cuenta el volumen que ésta puede abarcar y no el peso que pueda llevar. Es por eso que la capacidad del producto se mide en litros. Esto es igual tanto para una mochila militar como para las mochilas de viaje.

 

  • Para campañas y expediciones: Debemos optar por una mochila de campaña o de gran capacidad, solamente si estamos seguros de tener que transportar muchos objetos por tiempo prolongado (semanas o meses). Un gran espacio nos invita a cargar materiales que no son indispensables del todo, esto da como resultado una movilidad reducida por una carga innecesaria.

 

  • Para operaciones tácticas (CQB, CQC): para situaciones cotidianas, viajes cortos, operaciones CQB-CQC y para desempeño en terreno militar de 1 a 5 días, se recomienda elegir una mochila de 25 a 45 litros de capacidad también llamada “mochila de asalto o de ataque”. Esta medida nos permite cargar vestimenta, calzado y demás materiales sin necesidad de forzar nuestra espalda ni afectar nuestra movilidad.

 

MATERIALES / CALIDAD

En los materiales se ve la calidad de un producto...

Además de contar con cierres confiables y hebillas de buena calidad, este tipo de productos deben estar confeccionados con tejidos de alta resistencia para poder hacer frente al uso intensivo. Entre los materiales más utilizados para la confección de la mochila policial o militar encontraremos al poliéster.

  • El poliéster: es un tejido sintético de alta resistencia y también la opción más elegida por los fabricantes. Su naturaleza robusta lo hace ideal para aguantar la abrasión. Además de ser muy ligero, soporta muy bien la exposición prolongada al sol y a las bajas temperaturas.

 

  • Tipos: Podemos encontrar diferentes clases de poliéster, ya que este varía según el grosor de sus fibras. La unidad de medida que se usa para saber el espesor de este tejido se llama Denier. Mientras más alto sea el número de Deniers, más resistente será el poliéster.

 

  • Test de arrugas: Los mejores productos del mercado son sometidos a diferentes pruebas para comprobar la fiabilidad de sus materiales. Una de las pruebas más exigentes se conoce como “Test de arrugas” y consta de apretar el poliéster por un tiempo determinado con el objetivo de formar pliegues o arrugas en los puntos presionados. A continuación se deja descasar el material, evaluando si hay rastros de quiebres o arrugas. Si el tejido es resistente y de buena calidad volverá a su forma original sin mayores inconvenientes y sin presentar quiebres, antes del minuto.

 

  • Correas de compresión: Deben ser de poliéster cocido; las uniones más resistentes son aquellas con hilos cosidos en ángulos rectos, de esta forma se logra aumentar la resistencia en una de las zonas estratégicas de carga adicional de una mochila táctica.

 

ERGONOMÍA

Una buena adaptación de la mochila a nuestro cuerpo es fundamental para aumentar el confort y evitar lesiones.

  • Espaldar: contar con un buen espaldar y unas tiras de hombro confortables es imprescindible para no sufrir la carga. Debe ser acolchonado para que el contacto con nuestra espalda sea cómodo y ésta pueda respirar.

 

  • Tiras de hombro: deben ser anchas y también acolchonadas, allí descansara el 20% de la carga y tendrán la función de dar estabilidad a la masa de nuestra mochila.

 

  • Sujeción pectoral: sirve para optimizar el rendimiento de nuestra mochila. Tiene el objetivo de mantener las tiras en su lugar mejorando el calce (se recomienda el uso de este accesorio en productos de más de 30 litros, en menos litraje no será necesario).

 

  • Cinturón: será un punto de anclaje para la carga de nuestra mochila, ya que trasmitirá el peso a la cintura y a su vez a las piernas, aliviando así la columna vertebral.

 

BOLSILLOS

La existencia de diversos compartimientos diferencia a las mochilas tácticas militares de las mochilas outdoors, pero, ¿por qué tantos bolsillos?

  • Organización: Una buena organización nos asegura los mejores resultados. Es importante que nuestra mochila cuente con bolsillos y divisiones para que podamos organizarnos de la mejor manera.

 

  • Bolsillos externos: nos sirven para disponer de objetos puntuales de manera rápida. Una campera impermeable o un botiquín de primeros auxilios podrán estar ubicados al alcance de la mano sin tener que desarmar la mochila para utilizarlos.

 

  • Pequeños bolsillos internos: nos ayudan en la organización. Podemos aprovechar estas divisiones para diferentes propósitos con el fin de agilizar nuestras tareas. Podremos utilizar estos bolsillos internos tanto para bolsas hidratantes como para  guardar computadoras, documentos y demás objetos de valor.

 

SISTEMA M.O.L.L.E.

 

¿Qué es el sistema MOLLE o Modular?

El concepto M.O.L.L.E se utiliza para referirse a un sistema de carga diseñado para fines tácticos, muy utilizados en mochilas y chalecos.

El termino M.O.L.L.E se refiere, por sus siglas en inglés, a “Modular Lightweight Load-carrying Equipment” cuya traducción al español puede entenderse como “Equipo ligero de carga modular”.

 

  • SU DESARROLLO

Desarrollado a fines de los 90 para las fuerzas armadas estadounidenses, el sistema M.O.L.L.E fue pensado para remplazar el viejo sistema ALICE ofreciendo mayor capacidad de carga y mejorando el rendimiento operativo.

Este sistema funciona de manera muy sencilla y práctica. Consta de tiras de nylon muy resistentes llamadas PALS que están cosidas a la superficie de un chaleco o mochila. Estos PALS se unen a los diferentes accesorios M.O.L.L.E a través de tiras verticales logrando un “entrelazamiento” seguro y rápido.

La gran virtud de este sistema es la libertad con la que podemos configurar nuestro equipamiento. La posibilidad de personalizar nuestra mochila táctica como mejor nos parezca.

 

  • MOLLE LASER CUT

Los avances técnicos en equipo militar han logrado mejorar el clásico Sistema M.O.L.L.E gracias a la innovación del Laser Cut. En esta nueva variante se realizan modernos cortes laser directamente en la tela del chaleco o mochila, formando una matriz de resistentes ranuras. Este nuevo sistema MOLLE elimina el cocido de las tiras de nylon, reduciendo el peso y la cantidad de material necesario para su fabricación.

El nuevo sistema Laser Cut mejora la estructura del viejo M.O.L.L.E porque distribuye mejor el estrés de la tela subyacente mientras se descartan los posibles puntos de falla en las costuras.

 

De gustos no hay nada escrito, podemos optar por mochilas camufladas o lisas, grandes o chicas, para cazar o simplemente para todos los días. Sin embargo, tener en cuenta determinados puntos nos ahorrara disgustos y nos asegurara las herramientas para poder elegir la opción que más nos convenga.

 

2 DATOS CLAVES Y ADICIONALES:

  1. ¿es una mochila táctica impermeable?

Es una de las preguntas más recurrentes que recibimos.

  • Estos productos son fabricados mayormente en poliéster. Este material tiene una particularidad muy marcada, particularidad y dato que los vendedores no suelen aportarnos: “el poliéster absorbe agua”, por eso, indicar que es impermeable es un error. En esta nota de nuestro blog, te informamos de qué forma comprobar si un producto es impermeable.

 

  • Es por eso que para que las mochilas militares sean impermeables, deben contar con un cubre mochilas impermeable. Generalmente este accesorio se vende por separado pero no son caros. Y realmente vale la pena la inversión, ya que nos salvaguardará de muchos problemas de humedad ante posibles precipitaciones.

 

  • Sino tenemos cubre mochila, es clave que la mochila en su interior posea recubrimiento con PVC; ya que esto la hará muy resistente al agua e imposibilitará el paso de humedad en caso de lluvias moderadas.

 

  1. Errores comunes a la hora de comprar:

Ya lo mencionamos, pero lo remarcamos. Es muy normal que para asegurarnos, elijamos modelos de mayor capacidad a lo aconsejado. Si necesitamos un producto de 25 litros, elegir de 5 o 10 litros más tan sólo “por las dudas”, nos costará:

  • mayor gasto de dinero.

 

  • la invitación a cargar equipo innecesariamente de más, lo que conlleva un exceso de carga que, en situaciones de movilidad reducida o de varios días, disminuirán nuestro rendimiento y aumentarán nuestros niveles de cansancio y estrés.

 

  • otra de las consecuencias, es que si usamos la mochila parcialmente por la mitad o por debajo de la mitad, se torna absolutamente incómodo y desventajoso para el movimiento en el terreno. El mejor ejemplo sería como usar una campera varios talles más grandes.

 

En Interfuerzas nos apasiona compartir lo que sabemos, por eso vas a ver en cada producto nuestro esfuerzo y dedicación. Trabajamos día a día para que tu visita sea una experiencia única y te sientas acompañado cuando decidas emprender cualquier aventura.

 

Redacción: Lorenzo Giletta