Mochila Táctica: 5 consejos para que te dure años

...existen muchos factores que pueden alterar la vida útil de cualquier producto, incluso de una robusta mochila militar...

No hay producto en el mercado capaz de competir con la resistencia de una mochila táctica. Fueron diseñadas para poder aguantar el uso intenso, un desgaste cotidiano al que no se someten otras mochilas. Por esta razón se les otorga el mote de “irrompibles”.

 

Sin embargo, existen muchos factores que pueden alterar la vida útil de cualquier producto, incluso de una robusta mochila militar. En nuestro blog: “5 causas de por qué se rompen tus mochilas tácticas” te explicamos las razones de su lógico desgaste.  

 

En Interfuerzas creemos en la importancia de estudiar cada producto a fondo, tener bien en claro sus fortalezas y debilidades. Sabemos que una manufactura de este tipo, es más que un simple artículo, es una parte fundamental de nuestro día a día, y queremos que nos dure el mayor tiempo posible.

 

Si conocemos las causas, podemos prever las consecuencias. En esta oportunidad queremos acercarte algunos tips para alargar la vida útil de tu fiel compañera.

 

EXPOSICIÓN A LOS ELEMENTOS

 

 

Ya sea por nuestro trabajo o por la sed de aventuras, a veces debemos enfrentarnos a entornos hostiles. Para poder hacer frente a la adversidad de la naturaleza debemos contar con un buen equipo.

 

CAUSAS DEL PROBLEMA: AGUA, TIERRA, HIELO Y BARRO:

Son algunos de los factores con los que tendrá que lidiar nuestra mochila. Justamente, la exposición a los elementos es una de las principales causas del deterioro de este producto. Pero prestando atención a algunos detalles, podremos evitar que la naturaleza desgaste nuestro elemento táctico antes de tiempo.

 

La mochila policial está confeccionada con un resistente material llamado Poliéster. Este derivado del petróleo es conocido por su tolerancia a temperaturas bajas, su resistencia a la radiación UV y su alto punto de fusión. Esta última característica le permite gozar de una prolongada exposición al sol sin sufrir un desgaste temprano como otros materiales (Nylon, Polipropileno, etc.)

 

CONSEJO N° 1: CUBRE MOCHILA   

Nuestra principal barrera contra los elementos será un buen cobertor para lluvia, también llamado cubre mochilas. Estos productos son muy comunes en las mochilas de viaje.

 

Además de evitar que se moje la carga que llevamos, ayudará a proteger nuestra mochila de la tierra o arena que pueden entorpecer el funcionamiento de los cierres. También mantiene a raya el barro previniendo otros inconvenientes como el deterioro del tejido.

 

El cobertor de mochila consiste en una funda hecha de un material totalmente impermeable que se fija a nuestra mochila por medio de un elástico. Estos productos son fáciles de conseguir y no son costosos, podemos conseguirlos camuflados, lisos o con detalles refractarios.

 

HIGIENE

El uso cotidiano y la exposición diaria hacen que nuestro producto sea un receptor constante de suciedad.

 

 

CAUSANTES: TRANSPIRACIÓN, SUCIEDAD DEL AMBIENTE INTERNO Y EXTERNO

La transpiración es un factor que debemos tener en cuenta y no solo por producir olor desagradable. Las sales que expulsa nuestro cuerpo pueden corroer lentamente el espaldar de nuestra mochila.

La falta de higiene contribuye con el deterioro. La basura que acumulan los bolsillos y que suele ocasionar que los cierres no funcionen de manera correcta.

 

CONSEJO N° 2: LAVADO PERIÓDICO  

 

 

Lavar ocasionalmente nuestro elemento táctico no solamente nos dará una estética mejor, sino que mejorara su rendimiento.

Podemos l higienizar nuestra mochila de dos maneras distintas y dependiendo de las circunstancias en que nos encontremos:

 

LAVADO LIGERO

Como lo dice el nombre, este tipo de lavado es más que nada superficial y tiene como objetivo principal sacar la suciedad reciente, como puede ser la tierra o el barro. 

  • • El primer paso es vaciar completamente la mochila de manera que podamos manejar el producto libremente.
  • • Podemos utilizar una esponja o trapo que tengamos a mano para humedecerlo y limpiar el exterior e interior.
  • • Una vez desprendida la capa superficial de suciedad podemos reutilizar la esponja con abundante agua limpia y jabón neutro.
  • • Sumergir la mochila táctica totalmente para quitar el exceso de jabón. En caso de no contar con una fuente de agua a mano, podemos humedecer nuevamente la esponja y tratar de retira el excedente.
  • • Es recomendable no sacar nuestra mochila bajo una fuente de calor directa

 

LAVADO PROFUNDO

Si bien podemos realizar un lavado profundo tanto a mano como en lavarropas automático, te recomendamos higienizar tu mochila de manera manual para evitar que partes como hebillas y cierres puedan dañarse con las vueltas del electrodoméstico.

  • • El primer paso siempre será vaciarla totalmente y abrir todos sus bolsillos.
  • • Revertir el interior y aspirar o remover con una esponja la mayor cantidad de suciedad sólida.
  • • Evitar el uso de lavandina, suavizantes y agua caliente.
  • • Utilizar jabón neutro, abundante agua tibia y un cepillo suave.
  • • Prestar especial atención en los cierres pues la suciedad puede tornarse difícil de combatir en esta parte. Podes optar por un cepillo de dientes.
  • • Una vez terminada la limpieza, enjuagar bien y secar al exterior evitando la exposición directa al sol.

 

* Si tenemos que lavar nuestra mochila en lavarropas es recomendable abrochar las hebillas y utilizar un cobertor a modo de protección. Podemos utilizar una funda para almohadas.

*Cortar los hilos sueltos que puedan aparecer en las costuras o cierres para evitar enganches.

 

 

USO INADECUADO

La manera en que usamos la mochila táctica repercute directamente en su rendimiento. Si bien es verdad que son productos de una resistencia especial, también es cierto que saturando su capacidad de manera continua podremos notar que las costuras cederán y los cierres fallaran.

 

CONSEJO N° 3: COMPRAR LA MOCHILA TÁCTICA ACORDE AL TIPO DE USO  

 

• Para transporte ágil: Mochilas o morrales de hasta 15 litros 

 

 

• Para uso de 1 a 3 días: Mochilas de 25 litros

 

 

• Para uso de 4 a 6 días: Mochilas de 35 y 40 litros

 

 

La mejor manera de evitar estos problemas es investigar qué capacidad necesitamos y sobre todo aprender a llenarla. Esto no solo asegurara la integridad estructural del tejido sino que contribuirá a aliviar nuestra espalda.

 

DISTRIBUCIÓN

La distribución de los objetos en el interior de nuestras mochilas tácticas, tendrá como objetivo posicionar el elemento de tal manera que nos quede una carga equilibrada y compacta.

 

  • PARTE INFERIOR, LATERAL Y SUPERIOR: colocar los objetos más ligeros, como la ropa: remeras camufladas, chaquetas de combate y pantalones camuflados.

 

  • PARTE CENTRAL: colocar los más pesados, ya deben estar lo más cercano al cuerpo, por una cuestión de equilibrio en la carga.

 

  • LA CORRECTA UTILIZACIÓN DEL SISTEMA MOLLE: las mochilas tácticas también cuentan con la posibilidad de añadir cargas externas mediante un sistema llamado M.O.L.L.E. Este método funciona a través de un entrelazado de resistentes tiras de nylon, de esta manera los accesorios M.O.L.L.E pueden ser anclados o retirados de manera rápida y segura.

 

 

ROTURAS INESPERADAS

La naturaleza de los accidentes es que no se pueden prever, aun tomando todas las precauciones del caso siempre tendremos variables que no podremos controlar. A veces nuestra mochila falla sin previo aviso.

Esta vez no abordaremos las causas de las fallas, basta con decir que una piedra afilada puede ser la causante de una mala pasada. Si nos encontramos a la intemperie por trabajo o placer, debemos enfrentar el problema de la mejor manera posible con lo que tenemos a mano.

 

CONSEJO N° 4

KIT DE REPARACIÓN PARA MOCHILA TÁCTICA  

 

En este punto nos enfocaremos en la multifuncionalidad y el espacio. Tratemos de no caer en llevar cosas “por si acaso”. Los elementos que te recomendaremos llevar en tu “kit de reparaciones” son súper livianos y ocupan poco espacio. No solo servirán para repararla, también podrás usarlos en otras tareas.

 

  • Aguja e hilo de nylon: son elementos imprescindibles para poder reparar cualquier desgarro en la tela.

 

 

  • Retazo de tela de poliester: será clave para no tener que romper ropa a la hora de tener que hacer una costura de emergencia en pleno desempeño en el terreno.

 

  • Mosquetones: podrán ser excelentes sustitutos para una hebilla rota.

 

  • El lápiz labial o protector de labios: funcionan como lubricador de cierres.

  • Pinza multifunción: La clásica e infaltable pinza nos servirá para varias tareas, por ejemplo arreglar un cierre falseado.

 

  • Precintos: Los robustos precintos de plásticos pueden ser una opción si necesitamos reforzar una costura improvisada en un lugar de tensión elevada.

Fotografía del precinto, propiedad de Martinez Escalada

 

  • Encendedor: será clave para eliminar hilos y malas terminaciones.

 

 

CONSEJO N° 5: ELEGIR BIEN LA MOCHILA TÁCTICA  

 

Elegir una buena mochila táctica no es una tarea para tomar a la ligera. Existen miles de modelos y tamaños distintos. La cantidad de productos en el mercado tiende a marearnos y podemos perder el foco de lo que en realidad necesitamos.

 

Si lo que queremos es adquirir un producto que nos dure años tendremos que prestar atención a los materiales con los que fue fabricado. Es importante saber si el producto que elegimos estuvo sometido a controles de calidad.

 

Muchas veces por escatimar en dinero terminamos comprando una mochila con una vida útil muy baja y a la larga terminamos gastando el doble.

 

La información es clave, tener una noción básica sobre las mochilas tácticas puede orientarnos y hacer mucho más fácil nuestra elección. Para saber más sobre este fascinante producto te recomendamos la siguiente nota de nuestro blog: "Mochila táctica: las 5 claves antes de comprar y elegir bien".

 

En Interfuerzas creemos que la curiosidad es una de las mejores virtudes con las que podemos contar. La búsqueda constante de respuestas nos identifica y enorgullece, elegimos tomar esta filosofía día a día y queremos compartirla con vos.

Redactor: Lorenzo Giletta